Belleza

Muévase

Además de llevar una dieta saludable, una de las formas más importantes de preservar la salud de su cerebro es a través del ejercicio regular. "La actividad cardiovascular bombea más sangre rica en oxígeno al cerebro, que es como darle una inyección de gasolina a un automóvil", dice Thomas Crook, PhD, un experto en desarrollo cognitivo y trastornos de la memoria y columnista de Head Coach de Prevention.

Con esa sangre vienen nutrientes como la glucosa, que alimenta todas las células del cerebro. Los entrenamientos diarios también tienen beneficios a largo plazo. "El ejercicio cardiovascular fortalece los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir enfermedades que perjudican la función cognitiva, como el accidente cerebrovascular", dice Crook.

Publicidad Publicidad

Manténgase en contacto

Puede darse de baja en cualquier momento.

Política de privacidad | Sobre nosotros

De hecho, una investigación publicada en Annals of Internal Medicine muestra que los adultos mayores que hacen ejercicio tres o más veces a la semana reducen su riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia en un 30 a 40%. También aumenta la liberación de un neurotransmisor llamado acetilcolina, que es crucial para el aprendizaje y la memoria.

Pero lo que realmente han entusiasmado a los neurólogos es que el ejercicio en realidad puede aumentar el tamaño de su materia gris y blanca. Investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign colocaron dos grupos de adultos mayores y sanos en diferentes regímenes; uno hizo entrenamiento aeróbico tres veces a la semana durante 1 hora, y el otro realizó estiramientos y tonificación no aeróbica.

Las resonancias magnéticas tomadas después de 6 meses mostraron que el grupo aeróbico en realidad aumentó el volumen cerebral -un posible reflejo de nuevas neuronas o células o aumentó el suministro de sangre al tejido cerebral- y reforzó la sustancia blanca en los lóbulos frontales, lo que contribuye a mejorar atención y procesamiento de memoria.

[salto de página]

Los ejercicios aeróbicos, como CAMINAR, JOGGING y NATACIÓN, parecen conducir a un mayor crecimiento neuronal después del entrenamiento, y 30 minutos se consideran el requisito de tiempo mínimo para el cerebro beneficios. Incluso si no está sudando, participar en actividades de cualquier tipo puede ayudar a impulsar el funcionamiento intelectual.

Marque durante las llamadas telefónicas largas (use un teléfono inalámbrico o celular) o estacione a una milla de su oficina. Use un podómetro para contar sus pasos diarios, y procure agregar otro cuarto de milla (alrededor de 500 pasos) cada semana. Solo muévete, y sigue así, por tu cerebro.

Algunos estudios muestran que STRENGTH-TRAINING puede aumentar la producción de IGF-1, un químico que es esencial para el crecimiento de las neuronas, por lo que un programa de combinación es probablemente el mejor.Objetivo para un mínimo de dos sesiones de fuerza por semana en días no consecutivos.

Además, las actividades meditativas rítmicas como YOGA, TAI CHI, o incluso DANCING o CROSS COUNTRY SKIING pueden aumentar los niveles de ondas gamma, un patrón de actividad cerebral asociado con la atención, la memoria y el aprendizaje, por lo que intente tejer estos en forma regular también. Bailar con un compañero (en particular, los pasos complejos de estilos como el tango, la rumba y la samba) ofrece una trifecta de protectores cerebrales: la interacción social, el desafío mental de memorizar pasos y el ejercicio físico. En un estudio de la Universidad McGill, las personas mayores de 62 años que realizaron tango durante 4 horas a la semana durante 10 semanas mejoraron su memoria.

Consejos de acondicionamiento físico para tu cerebro

Desarrolla actividad física en tareas diarias y recados.

Haga por lo menos 30 minutos caminando, trotando o nadando todos los días.

Haga ejercicio con pesas dos veces por semana.

Investiga yoga o tai chi.

¡Inscríbete para clases de baile, o simplemente toca una canción y haz boogie en tus tareas domésticas!